+34 968 314 908 amas@amasapoyosocial.org

En AMAS siempre estamos tratando de concienciar acerca del consumo de drogas y sus efectos. Por ello, hoy es el turno de la conocida como droga de los pobres: El Speed.

Su origen se remonta a 1887. Un químico rumano la sintetizó por primera vez de la efedrina, un elemento químico de origen vegetal. En España cuando nos dirigimos al Speed hablamos del sulfato de anfetamina, que es mezclada con diluyentes como glucosa, sacarosa, manitol, etc. En otros países se conoce a la Metanfetamina como Speed, por eso esta distinción.

Y es que la anfetamina no es tan potente como la metanfetamina. Lo más habitual es que se presente en forma de polvo blanco o de polvo de colores. También puede verse como una pasta o en forma de pastillas y cápsulas. Se trata de un compuesto de cocaína y heroína que puede consumirse vía nasal, vía oral y vía intravenosa con una jeringa.

Efectos

La duración de sus efectos son de entre 5 y 8 horas. Los primeros efectos que aparecen tras su consumo son la excitación, ganas de hablar y socializar, y reducción de la sensación de cansancio, fatiga y apetito. Se dilatan las pupilas a causa del aumento de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial.

Mucha gente la combina con alcohol. ¿El objetivo?. Neutralizar los efectos depresores del alcohol con el Speed. También se da el caso contrario. Debido a un consumo excesivo de Speed consumen alcohol para disminuir sus efectos. Pero esto es como la pescadilla que se muerde la cola. Con el objetivo de contrarrestar los efectos de ambas drogas se acaba aumentando la dosis de ambas, aumentando el riesgo.

En cuanto a sus efectos secundarios tenemos: Sed, sudoración, movimiento de la mandíbula, malestar, vértigos, psicosis paranoide, entre otros muchos. Sin embargo, los más peligrosos son los que provocan un consumo excesivo. Intoxicación grave e incluso la muerte.

No hay que olvidar que no solo los efectos negativos son consecuencia directa del consumo de drogas, sino que cada vez que se llegue a probarlas, se aumenta el riesgo de generar adicción y con ello: Alto riesgo de acabar consumiendo drogas más fuertes, destrucción del ambiente familiar, relaciones y amistades, desajustes neuroquímicos en el cerebro, alteración del humor, problemas cardiovasculares, defectos en el embarazo, disfunción sexual, debilitamiento del sistema inmune, problemas respiratorios y conductas antisociales. Recuerda que el consumo de drogas no solo lo sufres tú, también afecta directamente a tus seres queridos.

Mucha gente se inicia en el consumo de drogas por el desconocimiento que tienen sobre las mismas. Una falta de información que puede resultar muy peligrosa como hemos podido comprobar con los efectos del Speed. Por lo que es importante conocer todos sus efectos para así negarse a su consumo.