+34 968 314 908 amas@amasapoyosocial.org

La semana pasada tuvimos la oportunidad de realizar un taller formador de formadores sobre el estigma. Este taller estaba dirigido a profesionales y «monitores» de grupos de ayuda mutua, para aprender a discernir el contexto de estigma, situaciones y etiquetas. Como identificarlas y como trabajar distintos aspectos relacionados con la vergüenza y la culpa.

En este taller aprendimos a definir el estigma de una persona adicta. Podemos definirlo como la falta de comprensión a la hora de entender las adicciones. También puede incluirse el rechazo a este tipo de pacientes. Y es que en muchos casos no se comprende que son enfermos con los mismos derechos a ser atendidos como cualquier otra persona enferma.

A pesar de haberse reconocido la adicción como una enfermedad este estigma no desaparece. La sociedad ve a los adictos como personas que han elegido ese estilo de vida sin percatarse de que se trata de una enfermedad. Por ello, la mayor parte de los adictos sufren rechazo social y son apartados y estigmatizados. Los recursos asistenciales para atender a estar personas también alimentan, en ocasiones, este estigma al estar alejados de hospitales o centros de salud.

La sociedad científica Socidrogalcohol se ha dado cuenta de este estigma y por ello ha creado un plan de sensibilización para reducir la estigmatización de las personas con trastornos adictivos.

Además de la charla del Dr. Francisco Pascual Pastor sobre el estigma también tuvimos una sesión de biodanza con la Dra. Stella Vicéns Llorca. La Biodanza se define como un sistema de integración humana el cual nos lleva a expresas emociones con un movimiento. Todo ello para poder integrarnos desde la autenticidad del pensar, sentir y hacer.

Una sesión de Biodanza genera efectos positivos sobre el refuerzo de la identidad. También aumenta la autoestima, reeduca afectivamente y ayuda a mejorar la comunicación expresiva verbal y no verbal.