+34 968 314 908 amas@amasapoyosocial.org

El perfil del ludópata ha cambiado en los últimos años. Actualmente consiste en alguien de veintitantos años que juega online y en las casas de apuestas. Estos locales se han multiplicado por todas partes del país.

Pero lo que más preocupa a los profesionales que trabajan las adicciones es el juego entre menores. Estos no tienen permitido el acceso a este tipo de ocio, pero igualmente terminan participando. Distintas asociaciones advierten que el juego es tan peligroso como el alcohol o las drogas.

Además del problema de adicción se suman las deudas. Muchos adictos piden préstamos de 3000 a 6000€, ya que entre esta cantidad no se solicita firma del cónyuge o pareja. Esta deuda hace que les cueste más iniciar la rehabilitación porque piensan que todo se solucionará con un golpe de suerte en el juego.

El juego produce gran adicción y embauca a una población vulnerable. Es más frecuente cada vez la atención a jóvenes con poco nivel adquisitivo. Estos se han gastado el dinero de una beca o el que le han dado sus padres, y llegan a estar dispuestos a robar para seguir jugando.

En España, el 20% de los jóvenes es ludópata. También preocupa el hecho de que muchas casas de apuestas están situadas cerca de centros escolares o parques. El tratamiento a jóvenes ludópatas se ha cuadriplicado en los últimos años. Como cualquier adicción, la ludopatía presenta una serie de síntomas o hechos. Entre los que podemos encontrar:

  • Deseo incontrolable de jugar.
  • Engaños a la familia.
  • Cúmulo de deudas debido al juego.
  • Cambios en el comportamiento: Irritabilidad, insomnio, ansiedad.

Apuestas online

Al problema de la ludopatía se han unido las apuestas online. El juego es accesible prácticamente desde cualquier hogar, e incluso Internet, en muchas ocasiones, está inundado de anuncios incitando a jugar. La publicidad de este tipo de negocios está muy poco regulada.

Los menores pueden abrir una cuenta en páginas de apuestas online de manera muy sencilla, simplemente poniendo una fecha falsa para pasar por mayores de edad. Esta atracción entre los jóvenes se debe al estar ligadas las apuestas a eventos deportivos, son inmediatas y de fácil acceso. A todo ello se une la posibilidad de jugar anónimamente, ganar dinero rápido y apostar con pocos euros.