+34 968 314 908 amas@amasapoyosocial.org

Alguna buena noticia tenía que traer este virus sin saberlo. Y es que, un estudio de la ONU revela la escasez de algunas drogas. Sobre todo aquellas que dependen del tráfico aéreo. Pero el otro lado de la moneda muestra que, por desgracia, la pobreza que conlleva esta crisis sanitaria va a aumentar el consumo de drogas en el mundo.

El coronavirus, sin saberlo, le ha puesto las cosas difíciles al negocio del narcotráfico. Y es que a causa de este virus se han doblado los controles en las fronteras y se ha reducido el tráfico aéreo a mínimos históricos. Esto ha provocado la escasez de abastecimiento de sustancias prohibidas. Pero como hemos comentado antes, acompaña una mala noticia. El duro golpe económico que ha recibido nuestro país con esta crisis sanitaria va a provocar que más personas caigan en esta actividad ilícita, el consumo de drogas.

El aumento de controles en fronteras y aeropuertos ha puesto en jaque al tráfico de drogas

La que más se ha visto afectada es la metanfetamina, ya que era una de las que más se movía por ruta aérea. Otros como la heroína transportada normalmente por tierra, han tenido que adaptar su ruta por mar. Y es que el estudio de la ONU comenta que se ha acelerado el transporte de heroína por ruta marítima, ya que las incautaciones de opiáceos en el Océano Índico han aumentado. Una de las menos afectadas es el cannabis, ya que no le afecta tanto las restricciones de movimiento. Esto es debido a que las plantaciones suelen estar cerca de «los mercados de consumo».

También asocian esta caída del consumo de drogas a que los entornos recreativos están cerrados para evitar aglomeraciones de personas. En estos entornos es donde se suele producir mayor consumo de sustancias ilícitas. El punto negativo de la falta de drogas para su consumo es que crece la posibilidad de que consumidores utilicen sustancias de producción doméstica. Siendo estas altamente dañinas. Países de Europa, sudoeste asiático y Norteamérica han notificado la escasez de heroína. En este último incluso se ha sustituido el consumo de heroína por fentanilo. 50 veces más fuerte que la heroína.

El consumo de drogas también se ha reducido por el cierre de espacios recreativos

La ONU también advierte que las consecuencias de este virus pueden tener efectos a largo plazo. Y es que al cortar el tráfico de drogas esto hace que se almacenen en las cadenas de suministro. Esto se traduce en que la oferta, una vez se acaben las restricciones, se va a disparar. El mercado se va a inundar de drogas baratas y muy puras, haciendo crecer el riesgo de sobredosis.

Estas dificultades económicas causadas por el coronavirus, que afectan a los más desfavorecidos, podrían ocasionar el incremento de personas involucradas en el mundo del tráfico de drogas para conseguir dinero. Parece ser que los narcos estarían aprovechando esta crisis para diversificarse e introducirse en el cibercrimen distribuyendo falsas medicinas.