SS-20: La Amistad – Tan lejos y tan cerca de tí – Damián Alcaraz

El amigo es como las estaciones:
En verano se busca: la brisa de compartir entretenimiento y la diversión.
En invierno se busca: el refugio de compartir las penas y sufrimiento.
En otoño se busca: recoger los recuerdos de las hojas marchitas que, cuando se desprendieron cayeron cerca de nuestro árbol enriqueciendo su raíz. ¡Tu eres mi hoja!
En primavera se busca: alimentarnos del néctar de la libertad que supone una buena amistad. Dejamos el nido revoloteando hacia las ramas respirando el aroma del entendimiento y comprensión.

 

El amigo ve nuestro dolor cuando sonreímos tímidamente y dentro de él se hace el silencio. El sentir, amar y valorar, es compartir la reflexión de ser un amigo en el ALMA. Es la oportunidad de satisfacción. Lo que deja un amigo es el gozo de haber penetrado en la profundidad de tu persona.

 

El amigo compatible es algo que está a nuestro alcance, por lo tanto nuestra relaciones no dependen totalmente de quien quiera ser nuestro amigo, más bien nos corresponde a nosotros mismos elegirlos.

 

Podríamos considerar amigo a todos con los que hemos mantenido una relación afectiva (unas veces amor y otras odio), estando siempre más receptivos a aquellos que nos alagan o no entran en contradicción con nuestra forma de proceder, y cuando lo hacen podemos apartarlos de nuestro lado por no ser de nuestro agrado sus opiniones, (la verdad duele y más si la dice un amigo), pero estos son los verdaderos amigos. Automáticamente los borramos de la lista de amigos, sin utilizar algo tan simple y la vez tan útil como es la palabra. Es una forma de acercamiento reciproco que nos aclara o despeja las dudas, sin alimentar los malos entendidos que como consecuencia de la discrepancia se producen. Tender puentes a nuevas vías que no excluyan a nadie, ni que nadie nos excluya.

 

En cualquier caso, recordad aquellos momentos donde no has estado solo, has compartido penas y alegrías, estos son los momentos AUTÉNTICOS, llevados con sentimiento a los valores que se comparten, siendo cómplices de “la verdad” que hemos vivido, o viviremos juntos, ¡la autenticidad de la amistad es relativa!

 

Cada uno vive esa amistad de una manera distinta (aun siendo la misma relación), en base a las circunstancias e intensidades vividas, (por lo que la amistad se mide en distintos niveles)

 

Me niego a pensar que no tengo ni un amigo, porque tengo millones de razones para tener millones de amigos. Pero en definitiva, ahí han estado todos en los momentos que los hemos necesitado, aunque hoy no estén…pero se puede volver a esa situación en cualquier momento.

 

Pero lo cierto es que se convierten en el cofre del tesoro, que se llena con pequeños o grandes detalles y actos. ¡Eso sí!, todos enriquecen y según el grado de importancia que le demos, nos pude elevar a dimensiones que uno solo no puedo alcanzar.

 

En algunas ocasiones hemos conocido a personas que creíamos que iban a pasar desapercibidas y tras conocerlas en profundidad, hemos comprobado sus valores, hoy son valedores de una buena amistad. Esto debido al estereotipo social. (Dime con quién vas y te diré quién eres). Los cuales son el reflejo de una sociedad donde la higiene mental esta confusa, y está mal visto el asociarse con otros que son diferentes, o no son del agrado de otras amistades, volviéndole la espalda. Lo cierto es que tenemos amigos en distintos Estatus, situaciones y ámbitos. De hecho, LA AMISTAD AUTENTICA, basada en la SINCERIDAD y HONESTIDAD, a pesar de la distancia, se acuerdan de los momentos importantes que se comparten. Es un factor que fortalece, que busca el complemento que nos falta para no encontrarnos solos (no me imagino un mundo donde solo estuviera yo) ni que todos pensáramos igual, y tú ¿te lo imaginas….?

 

El hecho de compartir experiencias e ideas diferentes, con buenos y malos momentos, contarnos los chismes de otros,, también entran en las reglas del juego que nos enriquece.

 

Con los amigos se libran muchas experiencias, las buenas transcurren muy deprisa y la malas despacio y con amargura. Damos por sentado que son ellos los que se alejan ¿y no nosotros? ¿O las circunstancias?

 

Lo cierto es que creemos que podemos contar con los dedos de una mano a nuestros amigos, ¿Esto nos pasa a todos? Viéndolos como un bumerán que viene y va.

 

Los amigos importantes no se distancian de nuestra mente, aunque se alejen ahí están!! La amistad se adecua y compatibiliza con nuestra forma de pensar, adquiriendo un relativo compromiso que se desarrolla con el tiempo, llegando a ser, amistades eternas, aunque la distancia les separe, la mente sabe que están ahí.

 

Hemos tenido amigos en circunstancias difíciles, y ¿Nosotros? ¿Hemos estado a la altura? Todos somos formamos parte: compañeros, infancia, hijos, parejas, vecinos, colectivos…como un abanico de colores.

 

El tiempo es un buen aliado de la amistad, va determinando y estrechando lazos de unión.

 

A veces se estrecha y otras se afloja… pero el lazo permanece atado, si la amistad es AUTENTICA.

Dejar un comentario

Contacta con nosotros

Ahora no estamos disponibles. Déjanos un mensaje y te contestaremos a la mayor brevedad posible. ¡Gracias!

Start typing and press Enter to search